jueves, 2 de mayo de 2013

Permitió crear una identidad latinoamericana:

Rayuela, una novela innovadora que cumple 50 años


Cuando el escritor Julio Córtazar (1914-1984) publicó la novela “Rayuela” (1963), seguramente nunca se imaginó que su trabajo sea considerado hasta el día de hoy como “una obra innovadora“. Al cumplirse 50 años de su publicación, dos expertos destacan la vigencia que mantiene el texto y su importancia como icono del boom latinoamericano de los años sesenta.
Tras impartir una conferencia en la Universidad de Alicante (UA) sobre la obra de Julio Cortázar y los cincuenta años de “Rayuela”, el escritor peruano, crítico literario y catedrático de Literatura Latinoamericana de la Universidad de Brown (Estados Unidos), Julio Ortega, señaló que “a día de hoy, ‘Rayuela’ sigue siendo innovadora, porque permite a cada lector sintonizar con el espacio creativo que le pertenece. Así, cada generación lee la novela de un modo diferente”, según revela EFE.
Publicada en junio de 1963, por Editorial Sudamericana, en Buenos Aires, esta obra de 155 capítulos está ambientada en dos escenarios, las ciudades de París y Buenos Aires. La novela se estructura en 155 capítulos que pueden leerse en orden alterno, combinados con subtextos de otras obras, en lo que Ortega describe como “la interacción de fragmentos” que conforman “un collage” literario.
El escritor ha señalado que esta obra de Cortázar fue “el primer gran libro aperturista e innovador desde el punto de vista formal y poético”, con un texto “multiforme y cambiante”. La “libertad formal” sería, según este profesor, la principal característica de esta obra, que demuestra que “la novela es un género que se renueva en cada texto, una forma literaria en movimiento y transformación permanente”.
Entre las novedades que introdujo “Rayuela”, Ortega ha destacado la presentación de “la ciudad como espacio poético” y “la indeterminación como medio para la escritura”.
El profesor también ha resaltado que esta novela contribuyó en su época a crear “una identidad latinoamericana, probablemente imaginaria, pero no por ello menos real”, al igual que ocurrió con obras de otros escritores del llamado ‘boom’ latinoamericano de la década de los sesenta.
Para Rafael Olea, investigador de El Colegio de México, Rayuela implicó una saludable novedad en la literatura hispanoamericana de la década de 1960. En declaraciones a Excelsior.com.mx, el experto señala que “aunque se ha reiterado mucho, creo que todavía es válido decir que la novela rompió las estructuras de eso que he llamado ‘novelas clásicas’, fundadas en el desarrollo coherente de una trama y en la construcción de personajes que actúan por razones relativamente comprensibles”,
“Para mí, Rayuela fue la primera obra que me ofreció participar directamente, asumiendo una lectura supuestamente ‘desordenada’. Creo que fue fundamentalmente renovadora, sobre todo en los países en que todavía dominaban los efluvios literarios de las diversas formas de la representación realista tradicional”, agrega Olea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido! Tus comentarios y reacciones son bien recibidos